¿Por qué prende la mentira de la “casta”? – Parte I

Por Germán Duarte

¿La “casta” es un problema presupuestario o es un problema político? ¿Quiénes son los culpables de la decadencia argentina? ¿Por qué tantos beneficiarios de las políticas públicas votaron a quien dijo que las iba a dar de baja, en lugar de a quien dijo que iba a mantenerlas? ¿El odio a la “casta” justifica el sacrificio de derechos? ¿Por qué está en crisis la democracia?


Hay quienes lo ven como un héroe en la lucha contra la “casta política” y el peligro del comunismo, aún cuando este no existe más y aquella nunca existió.

Un héroe como el Quijote: lucha contra molinos, creyendo que son monstruos, al tiempo que Sancho Panza lo sigue por interés propio, sin compartir sus alucinaciones.

La falacia favorita del payaso mediático que ocupa el sillón de Rivadavia es la del hombre de paja: crear un adversario grotesco, contra el cual es más fácil enfrentarse.

No sorprende el uso de ese tipo de falacia, que es tan vieja como la discusión política, sino el efecto de aceptación que está generando en Argentina y en el mundo.

El comienzo de este gobierno viene dando lugar a una serie de situaciones confusas o paradójicas, que están dejando perplejos a los analistas políticos y a los gurús económicos:

  • Tenemos en marcha un plan de ajuste que, lejos de afectar a la supuesta “casta política”, está batiendo récords de pobreza y recesión, pero todavía el gobierno sigue generando expectativas, incluso entre los principales damnificados.
  • Al tiempo que el FMI y muchos economistas dudan del plan de ajuste, la usura internacional recomienda invertir en la timba financiera local.

Todo esto nos lleva al problema de las representaciones colectivas (Durkheim, 2007) que legitiman la entrega del país (Repliegue, 08/05/2024), y el atropello de la Constitución y los derechos humanos que consagra, ante la impotencia de la oposición parlamentaria.

La ficción de la “casta” pareciera ser suficiente para legitimar todo esto y, frente a la desorientación en la que estamos quienes resistimos en defensa de nuestros derechos, es preciso analizar en qué consiste esta ficción y por qué prende tanto en la opinión pública.


¿La “casta” es un problema presupuestario?

En la semana previa al balotaje de 2023, el influyente think tank Fundar (2023) publicó un informe donde se explicaba (con datos de 2021, los últimos disponibles entonces), por qué era mentira que el ajuste lo iba a pagar la “casta política”:

  • El Gasto Público Nacional Consolidado (GPNC) destinado a “servicios sociales” (jubilaciones, salud, educación, planes sociales) representó un 17% del PIB.
  • El GPNC destinado a “servicios económicos” (subsidios a las tarifas de servicios públicos y a empresas) representó un 4%.

El gasto en administración general, que incluye los salarios de todos los funcionarios y empleados públicos, entre otros gastos de funcionamiento, representó el 0,9% del PBI y se había mantenido estable durante un período de 20 años. Fundar (2023) fue categórico:

No será suficiente reducir el gasto de la administración gubernamental, dejar de mantener “la casta” o ajustar (…) la estructura burocrática.

Los puntos porcentuales del PIB van a tener que salir de partidas asociadas a los servicios sociales y servicios económicos.

Más allá del cálculo presupuestario, la verdad es que la Constitución establece como requisito la idoneidad para ocupar cargos públicos.

Si pretendemos que los mejores profesionales de cada disciplina se encarguen de la cosa pública, debemos pagarles un sueldo acorde a lo que se paga en la actividad privada.

Pero, como vimos, la “casta política” nunca existió como un problema económico, ni mucho menos fiscal.

En todo caso, el problema presupuestario estaría causado, para los profetas del ajuste, por la existencia de los derechos sociales, los servicios públicos y la industria nacional.


¿La “casta” es un problema político?

Unos días después de las PASO de agosto de 2023, el establishment económico interpeló a los candidatos más importantes, en el Consejo de las Américas. (Ámbito, 24/08/2023).

Se trata de un Foro que reúne a los principales bancos, al think thank CIPPEC, a la Cámara Argentina de Comercio (CAC), a la Bolsa de Comercio y a la Unión Industrial Argentina, entre otras entidades.

Abrió el evento Natalio Mario Grinman, Presidente de la CAC, con una interpelación que recuerda la consigna “No hay alternativa” de Margaret Thatcher:

“Las inversiones no van a venir porque desde un atril hablemos de un país imaginario, tenemos que hablar desde la verdad y asumir que hay que hacer los cambios que sean necesarios.

La respuesta que más los convenció fue la de quien ganaría el Balotaje 2023:

El origen de la decadencia argentina lo hemos identificado como el modelo de la casta, que dice que donde nace una necesidad, nace un derecho.

El problema es que las necesidades son infinitas y los recursos son finitos, ese conflicto los liberales tenemos claro cómo se resuelve: con propiedad privada y sin intervención del Estado.

Fuera de los shows televisivos y de los recortes que se difundían por TikTok, el mediático planteaba que el problema de la “casta” no era presupuestario, sino político: “prefieren la garra del Estado antes que la mano invisible”.

La propuesta que sedujo al establishment económico fue muy clara: “Muchachos, son ustedes los que tienen que poner el país de pie, yo les voy a sacar el Estado de encima”, en sintonía con la consigna de Martínez de Hoz, el 2 de abril de 1976:

Hemos dado vuelta una hoja del intervencionismo estatizante y agobiante de la actividad económica para dar paso a la liberación de las fuerzas productivas.

Queda claro que para ellos la “casta” no es una clase social, ni una categoría de análisis determinada por sus ingresos o su función, sino que la componen todos los que creen en la intervención del Estado y en la Justicia Social.


Entonces, ¿quiénes son los culpables de la decadencia Argentina?

Me atrevería a decir que no hay un solo argentino que no sepa lo que significa la deuda externa para las cuentas públicas nacionales, provinciales y municipales.

Incluso, los que votaron a su propio verdugo están al tanto de esto, pero operan dos tipos de representaciones colectivas (Durkheim, 2007), que permiten que los verdaderos responsables permanezcan ocultos e impunes:

  • Se naturaliza la deuda externa: Se la considera incuestionable, no sólo su legitimidad, sino su prioridad respecto de las demandas sociales.
  • Se culpa al chivo expiatorio: Se la considera producto de la impericia de los gobernantes, elegidos democráticamente.

Sin embargo, esto no fue siempre un problema: la deuda externa “aumentó continuamente desde U$S 7.875 millones en 1975, hasta superar los U$S 45.000 de dólares en diciembre de 1983”. (Repliegue, 27/07/2022)

En 1982, en plena dictadura, Alejandro Olmos denunció penalmente a Martínez de Hoz por este proceso de endeudamiento, plagado de fraudes en perjuicio del Estado.

En el 2000, el Juez Jorge Ballesteros determinó que “se estatizó el endeudamiento del sector privado equivalente a U$S 23.000 millones, beneficiando a grupos económicos (…) tales como Macri, Fortabat, Bunge & Born, Pérez Companc, Techint (Rocca), etc.”

A su vez, “las empresas públicas (…) fueron obligadas a endeudarse para obtener divisas que quedaron en el Banco Central, para luego ser volcadas al mercado de cambios”.

Es decir, las empresas del Estado como YPF, Ferrocarriles Argentinos, etc., fueron endeudadas para adquirir dólares, a fin de garantizar la fuga de divisas para los grandes capitales locales y extranjeros que operaban en nuestro país.

Como determinó la Justicia Federal, podemos concluir que:

  • La deuda externa se instaló como un problema fundamental de las cuentas públicas a partir de la última dictadura.
  • No hubo impericia gubernamental, sino negocios privados en perjuicio del Estado, con complicidad de los que usurparon el poder por la fuerza.
  • La ficción de que el Estado es un mal administrador de empresas oculta las maniobras de saqueo de nuestros recursos y del fruto de nuestro trabajo, que se profundizaron en los ‘90s, a partir del Plan Brady.
  • Todos los gobiernos democráticos que se sucedieron después de 1983 no hicieron más que refinanciar esa deuda ilegítima, endeudándose para pagar vencimientos y para seguir garantizando la fuga de divisas.

Así, llegamos al gobierno de Mauricio Macri, una época que se definía con una humorada: “el país atendido por sus propios dueños”, ya que las áreas estratégicas del Ejecutivo estaban integradas por empresarios o gerentes de los principales monopolios.

Entre 2016 y 2018, se inicia un nuevo “festival de deuda, bicicleta y fuga”. (Repliegue, 24/10/2023):

2018: El hambre financiera es insaciable y en poco tiempo explota la bomba. Defaultean su propia deuda en pesos, se cierran los mercados (…)

El poder necesita sostener a esta banda criminal y nos encaja 57 mil millones de dólares, el crédito más alto de la historia del Fondo.

2019: La deuda aumentó en casi U$S 100 mil millones y se llevaron la misma suma por compra de verdes. Sólo 100 firmas se llevaron U$S 25 mil millones.

Queda claro que el ajuste que impulsa el actual gobierno para saldar esas deudas no lo van a pagar los que se enriquecieron a costa del Estado, sino el pueblo.

Lo que no queda claro es: ¿Por qué tantos beneficiarios de las políticas públicas votaron a quien dijo que las iba a dar de baja, en lugar de votar a quien dijo que iba a mantenerlas?


¿El odio a la “casta” justifica el sacrificio de derechos?

Para abordar esa pregunta (La Causa Laboral, 14/02/2024), desarrollaremos el concepto de realismo capitalista, tal como lo definió el crítico y pensador británico Mark Fisher (2020):

“La idea muy difundida de que el capitalismo no sólo es el único sistema económico viable, sino que es imposible incluso imaginar una alternativa”.

En ese sentido, cita una frase atribuida a Fredric Jameson: es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo (Fisher, 2020).

Una de las características fundamentales del realismo capitalista es la siguiente paradoja:

Al tiempo que los gobiernos nacionales son impotentes frente al poder económico, el capital financiero global es un poder descentralizado y sin rostro, por lo cual, las consecuencias de sus decisiones son adjudicadas al poder político.

Dicho en términos sencillos, los gobiernos democráticos son el chivo expiatorio del gran capital y de las crisis económicas que genera.

Fisher (2020) lo ejemplifica con una inundación en la ciudad británica de Tewkesbury, producida por la rotura de una represa construida por una empresa de agua privatizada.

Los pobladores del lugar no culpaban a los directivos de la compañía, que por ahorrar en los costos de construcción generaron las condiciones para una catástrofe, sino que culpaban al gobierno local por no haberlos controlado lo suficiente.

Fisher no se queda en ese ejemplo, sino que lo extiende a lo ocurrido en ocasión de la crisis global del año 2008, que se llevó puestos unos cuantos gobiernos, a los cuales no exime de toda responsabilidad, sino que analiza su función histórica:

El foco de los medios de comunicación se clavó en los excesos de algunos banqueros individuales y en el manejo de la crisis de parte del gobierno, pero no en sus causas sistémicas.

De ninguna manera quiero exculpar al laborismo de su responsabilidad en el desastre, sino señalar que, al poner toda la atención en el gobierno o en los individuos inmorales, se comete tácticamente un desvío.

Utilizar de chivo expiatorio a un gobierno impotente que corre detrás de sus amigos banqueros, limpiando los desastres que hacen, solo puede hacerse con mala fe y debido a una hostilidad vigente contra el “Nanny State” [“Estado niñera”].

Pero también implica desconocer el lugar más bien marginal de los gobiernos locales en el capitalismo global.

No podemos dejar de pensar en el fracaso del gobierno de los Fernández cuando Fisher habla de “utilizar de chivo expiatorio a un gobierno impotente”, que es lo que han hecho sus opositores, que están empeorando lo que ya venía mal.


¿Por qué está en crisis la democracia?

El periodista Carlos Pagni (La Nación, 25/06/2024) cuestionó una reciente resolución judicial que involucra a Ángelo Calcaterra, “constructor y primo hermano de Mauricio y Jorge Macri”, imputado en la denominada “causa de los cuadernos”:

El argumento es: Calcaterra no pagó coimas. Calcaterra hacía aportes electorales. Es más raro que un delito federal. Es un delito federal electoral.

Más allá de lo que cada uno pueda opinar sobre el criterio de los jueces, lo que ya no sorprende a nadie es la sospecha de que el primo de Mauricio y Jorge Macri haya financiado al kirchnerismo.

No estoy queriendo decir que sean lo mismo, lo cual ha sido un reduccionismo muy habitual en la izquierda, sino que, por encima de las disputas políticas partidarias, están los intereses del poder económico, que permanece, mientras los políticos fluyen.

Mucho se discutió, entre la prensa que le hacía la guerra al kirchnerismo y los que defendían la inocencia de la ex Presidenta, acerca de la llamada “causa de los cuadernos”, que incluye una trama de espionaje, con un chofer indiscreto, documentos apócrifos, etc..

Pero el dato político fundamental fue el desfile de los principales empresarios locales y extranjeros por la Justicia Federal, confesando haber pagado coimas para obtener negocios con el Estado.

En general, eran los mismos empresarios que habían hecho, hacían y siguieron haciendo negocios en perjuicio del Estado, controlando las áreas estratégicas de la economía nacional.

Son ellos el elenco estable del poder económico, son los que controlan el país y siempre ganan, gobierne quien gobierne, al menos desde que se lograron los objetivos del Proceso de Reorganización Nacional.

El que sí advirtió el dato político referido y se expresó al respecto en 2018 es el economista de la Universidad de Belgrano que hoy preside la Argentina (La Nación, 25/06/2024):

La verdad, los que deben ser juzgados son los políticos, que inventan el negocio. Los empresarios son menos culpables.

El que decía eso en 2018 hoy está exultante, porque logró la aprobación de la denominada Ley Bases, con una minoría de bancas y con un discurso público que, lejos de seducirlos, insulta a sus opositores de todas las maneras posibles.

Esto se explica porque los que apoyaron este proyecto, que atropella los derechos fundamentales consagrados en la Constitución Nacional y los Tratados Internacionales de DD.HH. suscriptos por nuestro país, son los principales exponentes del poder económico.

Es un nuevo ejemplo del poder económico corrompiendo a políticos provenientes de diversos partidos.

Cada una de las reformas económicas de dicho proyecto tiene nombre y apellido, y hay lobbystas, presiones corporativas y millones de dólares en juego. (Página 12, 12/05/2024; La Nación, 25/06/2024).

Al tiempo que se le agregan impuestos a los trabajadores, se los quitan a los empresarios, lo cual se aplicaría luego de la sanción de la ley (Infobae, 27/06/2024, 28/06/2024).

Sin embargo, para los empresarios que no esperaron a que se sancionara la Ley Bases para dejar de pagar impuestos, se ofrece un blanqueo cómodo, anónimo y seguro, incluso a los que tienen empleados sin registrar.

Además de perjudicar a los trabajadores y a los jubilados, la Ley Bases beneficia a los mismos que siempre se han beneficiado desde la dictadura, pero llevando al extremo las concesiones, más aún de lo que estaban dispuestos a pedir (El Cronista, 09/05/2024)

Entre otras reformas, el proyecto de Ley Bases establece el Régimen de Incentivos a las Grandes Inversiones, más conocido como RIGI (Clarín, 19/04/2024; Infobae, 27/06/2024, Ámbito, 28/06/2024), el cual:

  • Exige proyectos con una inversión mínima de US$ 200 millones;
  • Otorga beneficios tributarios, aduaneros y cambiarios a los inversores;
  • En cuanto a la parte impositiva, habrá una reducción del Impuesto a las Ganancias al 25%.
  • Amortización acelerada de bienes muebles e infraestructura.
  • Los quebrantos impositivos no absorbidos dentro de los primeros cinco años podrán ser transferidos.
  • Habrá una devolución de saldos a favor de IVA en un plazo de 3 meses.
  • Se permitirá el cómputo del 100% del impuesto sobre Débitos y Créditos Bancarios como crédito en Ganancias.
  • Importaciones de bienes de capital nuevos, repuestos, partes, componentes y mercadería para consumo: exentas de derechos de importación y otros impuestos.
  • Exportaciones exentas de derechos de exportación luego de transcurridos 2 o 3 años de la adhesión al RIGI.
  • Es la “puerta de acceso camuflada (…) para que capitales provenientes del tráfico de estupefacientes, armas y personas (…), ingresen al circuito económico (…) de la República Argentina sin exigencias(…)”, según especialistas del GAFI.
  • Se otorga la posibilidad de reclamar ante tribunales extranjeros, el CIADI o la ICC, en caso de incumplimientos.
  • Con las últimas modificaciones en el Senado, se limita el alcance del RIGI a actividades estratégicas y se obliga a usar 20% de proveedores locales, si y sólo si ofrecen productos convenientes en precio y calidad.

Para finalizar, cuando observamos el devenir de la coyuntura política argentina de los últimos meses, podemos advertir que por más cambios que busque el electorado, el verdadero poder sigue siempre en las mismas manos y el país no cambia de dueños.

Que no nos extrañe que, en un futuro no muy lejano, el poder económico busque otra figura para el gobierno y use a la actual como chivo expiatorio, cuando cambie la coyuntura y este chiste macabro deje de ser gracioso.

Lo que no van a cambiar son las leyes que se aprueben ahora, ni los intereses que compran las voluntades de los políticos.

Por todo eso, debemos resistir toda reforma (Repliegue, 08/05/2024; 16/06/2023), a través de las organizaciones libres del pueblo, que han sido siempre la última trinchera de defensa de la justicia social, la soberanía política y la independencia económica.

En estos meses fatídicos, frente a la crisis de representatividad de los políticos, la CGT no sólo ha actuado en defensa de los derechos laborales, con paros y movilizaciones, sino también acompañando a los estudiantes, a las mujeres y a los organismos de DDHH.

El movimiento obrero organizado se ha mostrado a la altura del desafío y se puso a la cabeza de la resistencia popular, en marcha hacia el objetivo histórico de recuperar el rol de columna vertebral del Movimiento Nacional.


Bibliografía:

Durkheim, E. (2007) Sociología y filosofía. (Representaciones individuales y representaciones colectivas). Miño y Dávila Ediciones.

Fisher, M. (2020) Realismo capitalista. ¿No hay alternativa? Editorial Caja Negra.

Publicaciones de Repliegue:

Arias, J. y Pradas, F. 27/07/2022 Alejando Olmos, “el loco de la deuda”. Repliegue.

Duarte, A., Stiuso, M. 08/05/2024. Gobernados por carneros. Repliegue. https://repliegue.com.ar/gobernados-por-carneros/

Duarte, G. (16/06/2023) Argentina, 1955: “Atropellar los hogares humildes”. Repliegue.

Redacción. 20/10/2023 La deuda que nos parió. Repliegue. https://repliegue.com.ar/historietas/

Publicaciones institucionales.

Duarte, G. 14/02/2024. Deuda externa y política, en la era del realismo capitalista. La Causa Laboral, Revista de la Asociación de Abogados y Abogadas Laboralistas. https://lacausalaboral.ar/deuda-externa-y-politica-en-la-era-del-realismo-capitalista/

FUNDAR. (21 de noviembre de 2023) Decime cómo gastás y te digo qué Estado tenés. https://fund.ar/publicacion/decime-como-gastas-y-te-digo-que-estado-tenes/

Notas periodísticas:

Pagni, C. 25/06/2024 Javier Milei, en guerra con el FMI. La Nación.

https://www.lanacion.com.ar/politica/javier-milei-en-guerra-con-el-fmi-nid25062024/

Redacción. 24/08/2024. Consejo de las Américas: empresarios y candidatos analizaron la economía tras las PASO. Ámbito.

https://www.ambito.com/politica/consejo-las-americas-empresarios-y-candidatos-analizan-la-economia-las-paso-n5803206

Redacción. 28/06/2024. Ley Bases: cómo quedó la letra final del RIGI que aprobó el Congreso. Ámbito. https://www.ambito.com/energia/ley-bases-como-quedo-la-letra-final-del-rigi-que-se-debate-diputados-n6022053

Redacción. 19/04/2024. Expertos en lavado de dinero alertan por las características del blanqueo incluido en el paquete fiscal. Clarín.

https://www.clarin.com/economia/expertos-lavado-dinero-alertan-caracteristicas-blanqueo-incluido-paquete-fiscal_0_4ndtxfLed9.html

Redacción. 20/12/2023. Fundar realizó el brindis de fin de año con la presencia de dirigentes de todo el arco político. Infobae. https://www.infobae.com/politica/2023/12/20/fundar-realizo-el-brindis-de-fin-de-ano-con-la-presencia-de-dirigentes-de-todo-el-arco-politico/

Redacción. 27/06/2024. Cómo quedó el RIGI en el paquete fiscal que se votará en Diputados: a quiénes beneficiará. Infobae. https://www.infobae.com/economia/2024/06/27/como-quedo-el-rigi-en-el-paquete-fiscal-que-se-votara-en-diputados-a-quienes-beneficiara/

Redacción. 28/06/2024. Quiénes pagarán el Impuesto a las Ganancias tras la aprobación definitiva del paquete fiscal. Infobae. https://www.infobae.com/economia/2024/06/28/quienes-pagaran-el-impuesto-a-las-ganancias-tras-la-aprobacion-definitiva-del-paquete-fiscal/

Straccia, J. 09/05/2024 El RIGI para Grandes Inversiones: las empresas no piden tanto. El Cronista. https://www.cronista.com/columnistas/el-rigi-para-grandes-inversiones-las-empresas-no-piden-tanto/

Zaiat, A. 05/05/2024 Argentina va camino a ser una guarida fiscal. Página 12. 

https://www.pagina12.com.ar/734065-argentina-va-camino-a-ser-una-guarida-fiscal

Zaiat, A. 12/05/2024 ¿Qué es el RIGI y por qué es un plan maldito?  Página 12.

https://www.pagina12.com.ar/736001-por-que-el-rigi-es-un-plan-maldito

Deja una respuesta