Un circo para el payaso anarquista | Contexto semanal 06.24 V.2

Los presentes sucesos son un compilado arbitrario y caótico de los tiempos que se vienen.

Hoy en Geopolítica y Actualidad Nacional escriben Marco Stiuso y Ariel Duarte

1 | Un circo para el payaso

2 | Temblor desde el subsuelo

3 | El coloniaje avanza

4 | La causa pendiente

5 | Esperanza entre lo artificial


1 | Un circo para el payaso

El show occidental sobre la Guerra de Ucrania sumó esta semana un nuevo escenario: la Cumbre por la Paz en Suiza.

En un resort alpino custodiado por 4000 militares, se dieron cita gobernantes de múltiples países, en lo que se anunció como una cumbre de paz pero, en concreto, resultó en una cumbre para debatir el apoyo a una de las partes involucradas en el conflicto. No puede entenderse como una cumbre de paz una reunión en la que no están sentados todos los protagonistas de la confrontación.

Sabiendo de antemano que Rusia no sería parte de la cumbre, la gran noticia que dejó la reunión de Suiza fueron las ausencias de los propios presidentes del G7, comenzando por el más importante: Joe Biden. El presidente de Estados Unidos envió suplentes y plata: designó a su vicepresidenta, Kamala Harris, para la representación de su país y el anuncio de un nuevo paquete financiero de 1500 millones de dólares para Ucrania. Otro capítulo más del medido apoyo de Washington, que no va más allá de fierros y guita.

En un contexto de debate sobre la habilitación de los países occidentales para que Ucrania utilice su armamento en territorio ruso, ni siquiera los jugadores principales del viejo continente atendieron la cumbre en su totalidad: Giorgia Meloni se ausentó el primer día, y Macrón y Scholz se retiraron antes de la finalización.

El aporte de Sudamérica fue la clarificación de cómo en el plano internacional se ordenan las categorías: tanto el anarcocapitalista argentino como el progresismo chileno fueron parte del respaldo a Ucrania. Complementando la participación de nuestra región, Brasil se abstuvo de firmar la declaración conjunta y Colombia canceló su participación a último momento denunciando que la postura ya estaba tomada de antemano y la cumbre no sería proactiva.

Además de Brasil, los otros participantes del BRICS de la reunión (India y Sudáfrica) evitaron firmar el documento. También, se abstuvieron México, Indonesia, Arabia Saudita, Libia, Tailandia y Emiratos Árabes Unidos. Por el contrario, 80 países se sumaron a la declaración, incluyendo EEUU, Japón, Argentina, Chile y Turquía, además de la Unión Europea.

El otro gran ausente de la cita fue China, que afirmó que su negativa a participar se refiere a la falta de legitimidad de la cumbre por no sumar a Rusia.


El documento final fue escueto: partiendo de la integridad territorial de Ucrania como condición fundamental, se hizo foco en tres aspectos: seguridad alimentaria y libre navegación comercial en el Mar Negro y de Azov; seguridad de las instalaciones nucleares y negativa al uso de armas nucleares; y liberación de prisioneros de guerra. Todo ello, sin mencionar a la OTAN y señalando a Rusia como parte responsable del inicio y desarrollo del conflicto. No se establecieron próximas acciones ni planes para alcanzar la paz.

Resulta interesante prestar atención a las principales declaraciones en el marco de la Cumbre de Suiza. El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, expresó las intenciones de Washington de lograr el menor involucramiento directo posible, aclarando que “va a hacer falta que la comunidad internacional se centre en ello, no sólo las voces de Estados Unidos o Europa, sino también voces inusuales”. Por su parte, Ursula von der Leyen, Presidenta de la Comisión Ejecutiva de la Unión Europea, dijo que el lema de la reunión, “camino hacia la paz”, era acertado porque ésta “no se logrará en un solo paso.”

Por su parte, Zelenski buscó envalentonar lo acontecido en Suiza para agregarle un valor extra e intentar mostrar un respaldo contundente de Occidente, del cual realmente carece: “Hemos dado un primer paso tangible hacia la paz con la unión sin precedentes de países de todo el mundo”.


La contracara de esta situación es la propuesta de paz presentada por el Kremlin: aceptar las regiones anexadas por Rusia como territorio ruso, sumando la península de Crimea, y renunciar a las intenciones de Kiev de ingresar a la OTAN.

En Rusia tienen claras sus intenciones. En Occidente, arman un show para Zelenski mientras cada nación se vuelca hacia la defensa de su propio interés.


2 | Temblor desde el subsuelo

La consolidación de los nuevos proyectos del Sahel se ve amenazada por una de las claves del Nuevo Orden Internacional: la energía.

El país que se posiciona al frente de la avanzada en la región, Níger, es el principal foco de atención por los recursos que están en disputa, principalmente uranio, oro y petróleo.

La retirada francesa del Sahel es otro golpe al abastecimiento energético de Europa, y los grupos armados rebeldes avanzan en la confrontación con los gobiernos militares, llevando a la región a un punto crítico de definiciones.

Esta semana, el grupo rebelde llamado Frente Patriótico de Liberación anunció en un comunicado público su autoría sobre un sabotaje al oleoducto que conduce el petróleo de Níger hasta el Océano Atlántico a través de Benín. El ataque se presentó como “una primera advertencia para la junta” que gobierna el país.

El oleoducto fue financiado por China, que sabe de su oportunidad en Níger para garantizar una parte del abastecimiento energético necesario para su funcionamiento. Se trata de un ducto de 2000 kilómetros que va desde el este del país hasta el puerto de Cotonou en Benin. La construcción comenzó en 2019 con una inversión inicial de U$S 5.000 millones, y tuvo un retraso durante la pandemia, para ser puesta en marcha recientemente.


Ahora, el grupo rebelde apunta directamente contra la empresa china WAPCO (West African Oil Pipeline Company), para que anule el préstamo de casi 400 millones de dólares que había prometido al gobierno de Níger, amenazando con nuevas acciones sobre instalaciones petroleras. Así, el grupo festeja el sabotaje como una advertencia al gobierno de Níger y un revés para China. Su líder Mahmoud Sallah, pide la dimisión de la junta militar gobernante desde la toma del poder el año pasado.

Esta situación se suma a la tensiones preexistentes entre Benín y Níger, que incluyeron el cierre de fronteras y la ruptura de relaciones diplomáticas en los últimos años, escenario que tuvo  un principio de solución con la mediación de Pekín. Sin embargo, esta semana, previo al sabotaje, ocurrió otro escenario de tensión.

El gobierno de Níger acusó públicamente a las autoridades en Benín de «secuestrar y después tomar como rehenes» a cinco operarios petroleros que trabajaban en un puerto de Benín y fueron detenidos mientras controlaban la carga de crudo en un buque chino. Los arrestados trabajan para WAPCO.

El portavoz de la junta de Níger cargó contra el presidente de Benín: “No dice nada sobre las bases que albergan a las fuerzas militares subversivas y desestabilizadoras francesas instaladas en Benín, a lo largo de nuestra frontera común». 


Los que miran con preocupación son los chinos, que necesitan de la armonía entre los dos países para garantizar el flujo exportador de petróleo. 

Los conflictos internos del Sahel no se limitan al petróleo, sino que la minería entra en juego también. En este caso, el agite viene en torno al uranio. 

Esta semana, el gobierno rechazó un nuevo plan de desarrollo de la compañía francesa Orano S.A. para extender su actividad en uno de los yacimientos de uranio más grandes del mundo, en la mina de Imouraren.

El ministerio de minería del país envió una carta que se hizo pública en los medios africanos, donde anuncia que el 19 de junio finalizará el período de notificaciones y se revocará la concesión a la compañía, librando la actividad a nuevas licitaciones.

Las reservas estimadas de la mina de Imouraren rondan las 200.000 toneladas. La compañía francesa logró el permiso en 2009, y forma parte del entramando que garantizó el flujo de uranio hacia Francia en los últimos años, que le permitió alimentar gran parte de los reactores nucleares que representan el 65% de la producción de electricidad del país, según informó el medio Le Monde. 


Sin embargo, la importancia del uranio de Níger va más allá del interés francés. Se trata de otro cimbronazo a una Europa en declive por su falta de abastecimiento energético y alimentario.

Según la Comunidad Europea de Energía Atómica, las compañías eléctricas dependían de Níger para abastecer una cuarta parte del uranio necesario en el viejo continente. El país africano se ubica entre los cinco principales productores a nivel global de este elemento, clave en la generación de energía y en la construcción de armas nucleares.

La experiencia de Níger debe servirnos para poner en valor la centralidad de la producción primaria para el abastecimiento interno y el desarrollo nacional. La inteligencia en el manejo de nuestros recursos resulta fundamental en un contexto donde China necesita garantizar nuevas fuentes de abastecimiento y Estados Unidos sabe que esa es su disputa de primer orden. 

Así como los rebeldes de Níger comprenden que el sabotaje al oleoducto es un golpe a China, nosotros debemos comprender por qué el ejército yankee se instala en el Paraná mientras nuestros cultivos y nuestra carne viaja constantemente a Pekín.


3 | El coloniaje avanza

En un mundo que avanza hacia la industrialización y las cadenas cortas de valor, la timba y la renta es la política económica que hace 10 años se aplica.

La semana pasada la clase política avanzó en su obstinación por resolver nuestros problemas con plata, en vez de con trabajo. Como a los de ahora no les gusta imprimir, prefieren endeudarse. 

La Secretaría de Finanzas anunció la colocación de nueva deuda por 5,4 billones de pesos, es decir, 6 mil millones de dólares en una sola semana, con una tasa capitalizable (anatocismo) que es mayor a la de devaluación de la moneda, es decir, más bicicleta financiera. 

Para colmo, el Ministro de Economía salió en una actitud desesperada a anunciar que se terminó la época de las tasas de interés negativas, es decir, que el precio de endeudarse en pesos será siempre mayor a la evolución de la devaluación de la moneda y la inflación, por lo tanto, se preanuncia una nueva bicicleta para que nuevos inversores pongan plata en pesos con la promesa de obtener rendimientos financieros en dólares mayores a los que cualquier negocio de la economía real puede ofrecer. Todo sea por endeudarse… 

Por su parte, el Banco Central acordó en conjunto con la Secretaría de Finanzas y la Cancillería la renovación de la deuda de monedas (Swap) con China. La deuda que se patea para el próximo año en su totalidad alcanza los 35 mil millones de renminbis (5 mil millones de dólares).

La particularidad de este tipo de contratos con China es que el gigante asiático, que para el progresismo de nuestro país es la meca geopolítica, establece cláusulas secretas a la hora de prestar plata o concertar negocios, prohibiendo a los funcionarios firmantes contarle al pueblo cuáles son las condiciones en las cuales nos engrampan por los próximos años. 

El gobierno nacional predica el anticomunismo, mientras hace negocios y pacta una visita al país estrella en el mundo gobernado por un partido único, el Comunista. El presidente del Banco Central, Santiago Bausili, antes secretario de finanzas de la época de Macri, sostuvo que el acuerdo con China «le permitirá al BCRA seguir reduciendo los riesgos que enfrenta durante la actual transición económica, iniciada en diciembre de 2023, hacia un régimen monetario y cambiario consistente y sostenible. De esta manera, la cooperación entre ambas instituciones monetarias iniciada en 2009, se ha visto renovada y los lazos financieros y económicos entre ambos países se ven reforzados”.

Por otro lado, párrafos aparte merecen el estado de uno de los sectores con mayor potencia para nuestra Patria, la industria pesquera, regulada por la Ley Federal de Pesca nro. 24.922. 

El proyecto original de la Ley Bases, bajo la aparente y clásica alegoría de «terminar con los curros», venía a liberalizar todo un mercado que ya dejaba un sabor amargo en la protección de los intereses nacionales y populares. 

Se pretendía reemplazar el sistema de permisos de pesca, que establece cupos para proteger la industria y el trabajo argentino, por licitaciones internacionales que premien a las compañías extranjeras que ofrezcan mayores tasas de pago para el fisco nacional. 

Cuando hablamos de pesca nos referimos a la octava actividad económica del país, con exportaciones cercanas a los 2 mil millones de dólares anuales y que genera empleos de calidad en el sector privado formal para 37 mil personas en forma directa. 


Para dimensionar su importancia, al comparar con las exportaciones de carne, en los años en que se protegía el consumo vacuno nacional frente a la posibilidad de exportar todo a China, por cada 10 dólares exportados de carne vacuna se facturaron 17 dólares por la pesca. Sin embargo, a partir de que el gobierno de Macri liberalizó las exportaciones de carne a China (otra alianza de los liberales con el Partido Comunista), la relación entre carne vacuna y pescados comenzó a nivelarse. En el último año, mientras las exportaciones de la pesca ascendieron a 1757 millones de dólares, las de carne ascendieron a 2735 millones de dólares. Se invirtió la balanza y los argentinos ya no comen ni carne ni pescado. 

La Ley Federal de Pesca establece una Zona Económica Exclusiva de la plataforma continental argentina hasta las 200 millas y recién a partir de la milla nro. 12, en la cual el dominio y jurisdicción es nacional, desde la costa hasta la milla 12 el dominio es de las provincias. Es justo en la milla 201 donde se denuncia permanentemente la presencia de buques extranjeros que pescan en la zona limítrofe sobre reservas que forman parte de nuestra jurisdicción. 

Para poner en números el sector, 503 buques pescan en el Mar Argentino, con 237 armadores, 200 industrias, 316 comercializadoras, 146 establecimientos de base en costa y 34 empresas de transporte. Una docena de empresas dominan el 80% del mercado de exportación. Las cámaras empresariales informan sobre 46 mil empleos entre directos e indirectos. 


La pesca se concentró en 2023 en tres puertos, el de Mar del Plata lidera con el 49%, Puerto Madryn 16%, Rawson 11%, Puerto Deseado 8% y Ushuaia 4%. De la pesca que se obtiene, la mayoría se exporta, mientras en otros países sin pescado el consumo llega a 19 kilos por persona al año, en el nuestro nos dejan comer -por el precio y la falta de inversión en cadenas logísticas de frío- entre 5 y 6 kilos por persona al año. 

Las exportaciones en la pesca son dominadas casi en su totalidad por tres productos: el 85% corresponden a langostinos, calamares y merluza. 


4 | La causa pendiente

Luego de la partida del gran dirigente sindical Guillermo Pereyra, muy querido por los trabajadores petroleros del Sindicato de Petróleo Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, que nuclean a la mayoría de los trabajadores del sector en el país, quien siguió en el sindicato dio un paso al frente. 

Frente a una gran asamblea de miles de trabajadores petroleros, el Secretario General Marcelo Rucci clamó por el paro de 48 horas que paralizará la actividad en Vaca Muerta. 

Los reclamos son múltiples, desde la extranjerización del sector, la restauración del impuesto al trabajo y la vergonzosa política salarial por parte del Ministerio de Economía, que presiona sobre las compañías para no otorgar aumentos de salarios que aunque sea empaten a la evolución de los precios. 

El Sindicato denuncia que existen trabajadores de ocho horas diarias que perciben salarios por debajo de la canasta básica, entre $600 mil y $800 mil pesos, en un sector que obliga en muchas ocasiones que el padre de familia deba o mudarse o bien trasladar a toda su familia a regiones aledañas a los lugares de trabajo, y en muchas ocasiones las parejas se ven obligadas a sostener los hogares sin poder trabajar. En este sentido, Rucci sostuvo que “Un petrolero está por debajo de la línea de la pobreza. Por las buenas o las malas, lo vamos a arreglar. No va a existir un petrolero que tenga que pasar ese tipo de necesidades. Los responsables son ellos. Van a tener que arreglar este quilombo. Y espero que lo arreglemos en esta semana. Porque si no, la próxima semana estamos de paro”.


La perla de su discurso ante la gran asamblea petrolera fue plantear una demanda histórica de nuestra Argentina, democratizar la democracia y terminar con el sistema nefasto de representación partidaria liberal.

Rucci planteó que “Si algo comparto con el presidente de la Nación es que en el Senado y en la Cámara de Diputados está lleno de ratas inmundas. Porque nosotros lo elegimos para que defienda los intereses de los argentinos y de los trabajadores. Y fíjense cómo nos pagan… Hoy el Senado de la Nación y la Cámara de Diputados son empleados de las corporaciones. Nosotros necesitamos tener gente adentro. ¿Y saben por qué necesitamos tener gente adentro? Porque tenemos gente muy potable. Ellos no quieren que ustedes estén ahí porque el laburante, el que se rompe bien el traste, tiene convicciones”.

Es hora de discutir la necesidad de una representación con el rostro y el origen de los destinatarios de la política pública. Si gobernar es crear trabajo, los últimos defensores de ese apotegma son los trabajadores organizados.


5 | Esperanza entre lo artificial

En tiempos donde se debate el post humanismo, la robotización y sistematización de todo lo que pueda ser despojado del concepto de comunidad, Francisco trae su palabra como guía hacia el futuro.

En el marco de la cumbre del G7, el Papa dio un mensaje a los gobernantes de las potencias globales, con centro en el hombre y su desarrollo material y espiritual, en el marco de la proliferación de la inteligencia artificial y el cambio que esta significa para la humanidad.

Resulta muy difícil intentar reinterpretar las palabras de Francisco que, con una profundidad y claridad impresionante, es tan contundente como íntegro. Por ende, lo que vale la pena es poner en valor sus propios dichos.

Comenzó su ponencia destacando el entusiasmo que genera el progreso técnico y cómo la inteligencia artificial lo potencia, aunque el miedo ante sus posibles usos es de la misma magnitud.

La brecha científico tecnológica es quizás la principal clave para explicar las asimetrías de poder y las prácticas colonialistas, algo que ya planteaba el General Perón a mediados del siglo pasado. De cara al futuro, las palabras de Francisco nos alertan sobre cómo la IA llevaría esto a otros niveles, ya que “podría traer consigo una mayor inequidad entre naciones avanzadas y naciones en vías de desarrollo, entre clases sociales dominantes y clases sociales oprimidas, poniendo así en peligro la posibilidad de una ‘cultura del encuentro’ y favoreciendo una ‘cultura del descarte”.

Para que esto no ocurra, y la cultura del encuentro sea el eje del desarrollo humano, se debe comprender que la inteligencia artificial no es más que un instrumento, y su correcta aplicación dependerá del uso que se le otorgue. “Solamente si se garantiza su vocación al servicio de lo humano, los instrumentos tecnológicos revelarán no sólo la grandeza y la dignidad única del ser humano, sino también el mandato que este último ha recibido de ‘cultivar y cuidar’ el planeta y todos sus habitantes”.


Si bien la IA es en sí un instrumento, existe una gran diferencia con el resto de las herramientas creadas por el hombre a lo largo de la historia, y Francisco lo explica con precisión: “Yo diría que es una herramienta sui generis. Así, mientras que el uso de una herramienta simple —como un cuchillo— está bajo el control del ser humano que lo utiliza y su buen uso depende sólo de él, la inteligencia artificial, en cambio, puede adaptarse de forma autónoma a la tarea que se le asigne y, si se diseña de esa manera, podría tomar decisiones independientemente del ser humano para alcanzar el objetivo fijado”. Es aquí donde radica uno de los principales peligros de su proliferación.

Otra cuestión central de la IA es su impacto sobre características fundamentales del hombre como tal. Al realizar un análisis de probabilidades basado en estadística y criterios fijos, la inteligencia artificial desconoce la profunda diferencia entre elección y decisión. La máquina puede elegir por sí misma, pero no decidir. “El ser humano, en cambio, no sólo elige, sino que en su corazón es capaz de decidir. La decisión es un elemento que podríamos definir como el más estratégico de una elección y requiere una evaluación práctica”. A eso se suma que, mientras la inteligencia artificial “funciona mediante un encadenamiento lógico de operaciones algebraicas, realizado en base a categorías de datos […] el ser humano está siempre en evolución y es capaz de sorprender con sus acciones, algo que la máquina no puede tener en cuenta”.

Por eso, advierte el Papa, “condenaríamos a la humanidad a un futuro sin esperanza si quitáramos a las personas la capacidad de decidir por sí mismas y por sus vidas, condenándolas a depender de las elecciones de las máquinas”. Esto se vuelve fatal al trasladar la IA a los conflictos armados, a través de las armas autónomas. Frente a los responsables de la continuidad de las principales guerras del mundo, Francisco clamó por la prohibición del uso de estas armas y por un compromiso efectivo en el control humano de todo instrumento bélico. “Ninguna máquina debería elegir jamás poner fin a la vida de un ser humano”.

En otro plano, la llamada inteligencia artificial generativa representa otra amenaza al desenvolvimiento de las personas, ya que “lo que hace es buscar información en los macrodatos (big data) y confeccionarla en el estilo que se le ha pedido. Más que ‘generativa’, se la podría llamar ‘reforzadora’, en el sentido de que reordena los contenidos existentes, contribuyendo a consolidarlos, muchas veces sin controlar si tienen errores o prejuicios. La educación, que debería dar a los estudiantes la posibilidad de una reflexión auténtica, corre el riesgo de reducirse a una repetición de nociones, que se considerarán cada vez más incontestables, simplemente a causa de ser continuamente presentadas”.


En síntesis, el riesgo del predominio de la IA en estos ámbitos es el de llevar la comprensión del mundo a números y categorías preestablecidas, limitando nuevos aportes al conocimiento y perpetuando enfoques culturales dominantes.

Francisco finalizó su ponencia frente a los principales gobernantes del mundo recuperando el valor de la política, en un contexto donde la noción de la anti política regala el caldo de cultivo para el individualismo.

Retomando sus escritos en la encíclica Fratelli Tutti, el Papa recordó la importancia de la política, ya que si bien corresponde a cada persona hacer un buen uso de las herramientas que el humano crea, “corresponde a la política crear las condiciones para que ese buen uso sea posible y fructífero”.

Las palabras de nuestro guía espiritual nos esclarecen el camino hacia un futuro de construcción de comunidad, alertando sobre las principales amenazas de la tecnología al servicio del individualismo y la desidia.

Deja una respuesta