Lealtad y sindicalismo: antecedentes históricos del 17 de Octubre de 1945

Publicado el Por Repliegue

Por German Duarte y Ariel García

La luminosidad de la figura de Juan Domingo Perón, muchas veces, hace que no nos detengamos a observar la importancia fundamental del movimiento obrero organizado en el proceso histórico que derivó en el 17 de octubre de 1945, una fecha que ha representado, para sus partidarios y detractores, en el punto de inflexión que cambió para siempre el destino de la Argentina y de su pueblo.

En esta primera parte de la entrevista al Profesor Hugo Leguizamón, analizaremos, en detalle, la situación del sindicalismo en los años previos al Día de la Lealtad, sus dirigentes, sus corrientes internas, sus conquistas. El debate, que entonces se daba, acerca de la relación entre la política, los partidos y el sindicalismo, no solo ha atravesado toda nuestra historia posterior a 1945, sino que sigue teniendo vigencia en la actualidad. 

Queda, para la próxima publicación, el análisis de los antecedentes inmediatos de esa fecha crucial de la historia de los trabajadores argentinos y del resto de los protagonistas de la gesta histórica del peronismo.

El Repliegue: – ¿Cómo caracteriza el fenómeno histórico del 17 de octubre de 1945? ¿Es comparable a otro fenómeno de masas en la Historia Argentina del siglo XX?

Profesor Hugo Leguizamón: – Durante el siglo XX, en Argentina, ningún proceso de movilización popular tuvo un correlato histórico comparable con el 17 de octubre de 1945. Por ejemplo, si hablamos del Cordobazo, fue un movimiento que en Córdoba tuvo su envergadura, todo lo que quieran, pero no tuvo un correlato electoral, ni un correlato histórico de ningún signo. Sucedió, pasó y se acabó. Este tipo de movimientos, el marxismo, o mejor dicho, Lenin, lo llamó “espontaneísmo de masas”. Cuando se produjo el 17 de octubre de 1945, los diarios socialistas y comunistas dijeron que fue un “acto espontaneísta de las masas”.

ER: – ¿Usted acuerda con esa calificación?

PHL: – Yo no sé si calificarlo así… Diría que yo no lo calificaría así. Pero para eso hay que ver los antecedentes de esto.

ER: – ¿Cuáles fueron los principales actores del 17 de octubre de 1945?

PHL: – El primer actor, además de la figura de Perón, fue el sindicalismo. El sindicalismo que en ese entonces representaba a los sectores de los sindicalistas puros o neosindicalistas.

ER: – ¿Quién era ese sector?

PHL: – Era el sector surgido de la división de la CGT, poco antes, unos años antes, en CGT 1 y 2. En ese sector, militaban, como se decía, los “apolíticos”. Pero no eran apolíticos, al contrario, militaban dirigentes que estaban afiliados a partidos, pero que veían como prioritaria (o como independiente) la actividad sindical. Es decir, lo importante no era lo que dijera el partido, lo importante eran los intereses del sindicato.

ER: – ¿Podría explicar cómo se manifestaba esta división del movimiento obrero, en la coyuntura de la época?

PHL: – Por ejemplo, en aquella época, como todos saben, se estaba desarrollando la Segunda Guerra Mundial. Para 1943, sucedía que los sindicatos, dominados por el Partido Comunista, estaban todos a muerte por Stalin, y todos los sindicatos de tendencia comunista lo único que les interesaba justamente era la Segunda Guerra. Hay una anécdota famosa que pinta entero este tema, que fue el gran conflicto que tuvo el Sindicato de la Carne. José Peter era su Secretario General, comunista, que en aquel momento, ya en el año 1944, estaba en conflicto. El gobierno lo había detenido, como a otros comunistas, después del golpe de 1943 y José Peter seguía manifestando que su prioridad seguía siendo Stalin y la Guerra, y que aquí teníamos que mandar la carne a la Unión Soviética, etc., etc.. Perón consigue un nuevo Convenio y José Peter no ve otra salida que aceptar ese Convenio, lo dice desde la cárcel. Entonces, como es sabido, Perón consigue la liberación de Peter y lo lleva especialmente a la Cancha de Dock Sud, en la Isla Maciel, donde se iba a realizar la asamblea de los obreros de la carne. José Peter da un discurso que finalmente da por sentada la prioridad de la organización sindical sobre las cuestiones políticas internacionales. Ese era el camino que tenían los dirigentes sindicalistas. Los sindicalistas estaban en ese camino y representaban a la CGT nº 2.

ER: – ¿Podría explicar cómo se componían las dos CGT y qué relación tenía el entonces Coronel Perón con las mismas?

PHL: – La CGT nº 1 tenía como Secretario General a Pérez Léiros, que era un dirigente socialista, pero con él estaban también los comunistas. La CGT nº 2 tenía como Secretario General a José Domenech, de la Unión Ferroviaria que, si bien era un afiliado al Partido Socialista, él decía que, por sobre todas las cosas, él era Secretario General de la Unión Ferroviaria. Con esa gente, con los sindicalistas propiamente dichos, o neosindicalistas, o los sindicalistas que priorizaban la actividad sindical, con ellos hizo el trabajo Perón.

ER: – ¿Cuál fue la base social para la acción política del entonces Coronel Perón?

PHL: – Como decía, el sector sindicalista puro es un actor necesario en ese 17 de octubre de 1945. No solamente en esa jornada, sino en todo lo anterior. En todo lo que hizo Perón, en esa búsqueda de una base social para poder desarrollar su actividad política. Uno puede tener buenas ideas, pero debe tener una base social. Eso lo sabía Perón. Esa base social no la buscó en sectores nacionalistas, como dijeron algunos, no la buscó en grupos políticos tradicionales, ni mucho menos, la buscó en esa gente, en el sindicalismo propiamente dicho, que tenía la condición de estar expresando algo nuevo, ya que no era algo tradicional en el sindicalismo esa posición. Lo tradicional era ser socialista, ser anarquista, después, ser comunista. Cuando se crea la CGT la hacen entre todos, por eso el movimiento unitario, pero no la hacen los sindicalistas propiamente dichos, aunque el primer Secretario General de la CGT, que hemos cumplido hace unas semanas los 90 años, el 27 de septiembre, el primer Secretario General de la CGT era de esta corriente y era de la Unión Ferroviaria, Antonio Tramonti. Hay que tenerlo en cuenta, yo no sé por qué no se lo reivindica y por qué cuando se ha puesto placas y demás, no se pone el nombre del primer Secretario General, no lo entiendo. Eso queda en manos de los militantes, de los dirigentes, corridos por el momento y no por la historia…

ER: – ¿Qué otros dirigentes socialistas trabajaron con el entonces Coronel Perón?

PHL: – Bueno, les decía, ese actor fue fundamental, pero de ese actor, o sea, del sindicalismo propiamente dicho, van a surgir figuras que no son figuras circunstanciales, del momento, pasajeras, sino figuras que después van a cooperar con Perón de una manera notable y van a ser el sostén político de Perón. El primero que hay que nombrar de ellos era Ángel Borlenghi, quien era de Empleados de Comercio. También socialista, afiliado al Partido Socialista, incluso en la famosa división de los socialistas con los socialistas independientes, él mantuvo una postura militante, se jugó por los tradicionales, por la línea de Justo, quien murió en 1928, mientras esta división se produjo un poco antes, en 1927, pero inmediatamente muere Justo, en ese momento Borlenghi estaba haciendo sus primeras armas en el socialismo. Era un hombre del socialismo. Sin embargo, cuando entró como Secretario General de los Empleados de Comercio, empezó toda una actividad en función del Sindicato y consiguió cosas importantes. Por ejemplo, la ley 11.729, la famosa Ley de Despido que, en nuestro Fuero Laboral, la hemos trabajado tantos años, surgió por él. Por eso, primero empezó para los empleados de comercio. Para los empleados de comercio, también él, consiguió una jubilación especial, lo que fue la famosa caja, porque entonces se dividían por cajas, en los años ’30, la caja jubilatoria para los empleados de comercio. Consiguió que se aplique algo que habían impulsado los socialistas, a principios de siglo, algo que Del Valle Iberlucea trató de que fuera ley, pero no consiguió en el Senado, que era que los empleados de comercio no trabajaran los días feriados, ni fines de semana.

CONTINUARÁ…

Deja una respuesta